Las empresas suelen invertir muchos recursos en Sistemas de Información Administrativos (Back Office). Recursos no solo económicos toda vez que la adquisición, mantenimiento y ejecución de estos sistemas requiere también mucho esfuerzo de parte del recurso humano de la empresa.

Los sistemas de Back Office, son sistemas de administración interna, que consideran esencialmente la necesidad de resolver problemas de almacenamiento de datos, relacionados a la contabilidad, la cobranza, el inventario y todo el procesamiento regulatorio asociado a la administración de una empresa o negocio.

Estos recursos invertidos entonces, exclusivamente en el área de Back Office, priorizando exigencias de entes reguladores internos y especialmente externos, descuida la inversión en el eslabón final de la empresa y es el que está en contacto directamente con el cliente, el Front End.

El Front End es el salvaje oeste para las empresas, es el contacto directo con el mundo de los clientes, pero lo más importante, es el ambiente de contacto e intercambio de necesidades entre los clientes potenciales y la fuerza de ventas.

Lo realmente llamativo es que, los sistemas Front End que incluyen material de acercamiento, material de ventas para uso con clientes, ofertas y promociones, y especialmente herramientas para la gestión del trabajo diario de la fuerza de ventas para conseguir capturar la mayor cantidad de clientes potenciales; la mayoría de ellos son manuales o en papel.

Entonces, la necesidad de automatizar los procesos de Front End, es prioritario para toda empresa que entienda la importancia de potenciar a la fuerza de ventas con herramienta que aumenten su productividad. Es evidente que esto implica que la inversión en sistemas de Back Office, una necesidad indiscutible en la empresa, mantenga una relación proporcional a la inversión en sistemas para el Front End, y así la empresa no descuide su área más sensible y compleja, la relación con los clientes.

.Adaptación e interpretación : Cesar Aguayo R / SMM GRT